Mágina Mágica© es una marca registrada

Música: Rai 1. Way Fondo: Gaviola de Aznaitín® Web Master: Socorro Mármol (Gaviola)

gaviola_aznaitin@yahoo.es

Nos visitaron
 

Índices de lo de José Manuel

Reseña Curricular
Vocabulario Bedmarí
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
A Inicio

A Gaviolerías Mis Escritos

A Maginerías   Mi tierra

A Galería de Personajes

A otros Lugares

 
 

 

Tomás Martín Tamayo

 
 
 

Personajes de mi Tierra, Sierra Mágina, que merecen ser conocidos

 
 
     
 

 Como todo aquel que nace y ha de vivir en tierra de fronteras (fronterizo que diría José Luis Sampedro), y se hace a sí mismo,  José Manuel Troyano Viedma es algo más que un Escritor, mucho más que un Investigador, bastante más que el Cronista Oficial de mi Pueblo: Bedmar.

Él, como todos los maestros en el arte de vivir honradamente, no necesita tratamiento al uso, porque es dóminus de la sabiduría.

Es, sobre todo, Maginero y Bedmareño. Y eso imprime carácter. Porque escribe sobre lo nuestro y sobre los nuestros con la palabra en carne viva y con el corazón esparciéndosele por entre los renglones.

Desde este lugarcito mío llamado Mágina Mágica®, quiero rendir un homenaje a la obra literaria en la que se encuentra inmerso: Un Libro sobre Literatura de tradición oral y juegos de Bedmar, del que adelantamos el Vocabulario Bedmarí. Pero, muy especialmente, a su Autor, del que dejo una limitada Reseña Curricular.

Gaviola de Aznaitín

Volver a Galería de Personajes

www.Magina-Magica.es

 
 
A Inicio

A Gaviolerías Mis Escritos

A Maginerias   Mi tierra

A Galería de Personajes

A otros Lugares

 
   
 
 
A Inicio

A Gaviolerías Mis Escritos

A Maginerias   Mi tierra

A Galería de Personajes

A otros Lugares

 
 

Vocabulario BEDMARÍ

Forma parte del Libro que sobre Literatura de tradición oral y juegos de Bedmar está terminando el Autor para su publicación, a través del Ayuntamiento, y por la Diputación.

Por José Manuel Troyano Viedma

Catedrático

Cronista Oficial de las Villas de Bedmar y de Garciez

Historiador

 

“El Andalú’ es una realidad lingüística con variantes en cada uno de los pueblos, villas y ciudades de Andalucía”.

 

A

Abarrota'o.- Lleno.

Abesanar.- Dividir en besanas la tierra que se ha de arar.

Abinar.- Labor agrícola consistente en quitar del pie del olivo la hierba con una cava poco profunda.

Abonado.- Aplicar al suelo materias orgánicas o químicas para aumentar su fertilidad.

Aborto.- Feo.

Abri'ero de boca.- Bostezo.

Aburrición.- Aburrimiento.

Acarajota'o.- Distraído, lelo, atontao.

Acaramelado.- Muy enamorado.

Achantar.- Callar. “Achanta la mui” (Calla la boca).

Achicharra'o.- Persona que está muy harta de que le hagan cosas malas y que no aguanta más.

Achicharrar.- Quemar la comida en exceso.

Achozado.- Olivo que, por la gran cantidad de fruto (aceitunas), tiene las ramas hacia abajo.

Acicalado.- Bien vestido y muy limpio.

Acituna.- Aceituna.

Acollerar.- Poner colleras a una caballería.

Acoquinar.- Pagar con intimidación dinero que se debe.

Acribar.- Cribar. Seleccionar el buen grano de trigo.

Acurruca'o.- Encogido para dormir.

Adán.- Niño sucio, descuidado y desaliñado.

Afoto.- Fotografía.

Agarra'o.- Persona que no quiere gastar el dinero. Avaro.

Agostar.- Sacar el agosto, mes de la siega de las mieses.

Agonías.- Avaricioso/a. Angustia y congoja del moribundo. Afección extremada.

Aguachina'o.- Lleno de agua

Agüelo.- Abuelo.

Aguzar.- Afilar.

Ahoga'illa.- Sumergir la cabeza de sí mismo o de otra persona bajo el agua en una piscina o alberca.

Ajuntar.- Tener amistad con alguien. “¿Te quieres ajuntar conmigo?”.

Alacena.- Hueco en la pared para guardar los avíos de la cocina.

Alacrán.- Escorpión.

Albarca.- Sandalia de suela de goma y cubierta de esparto.

Albarda.- Pieza principal del aparejo de las caballerías de carga, rellena de paja, que se colocaba sobre el lomo del animal y era hecha por el Albardero o Talabartero o Guarnicionero.

Alboroque.- Fiesta con banquete para celebrar un hecho o acontecimiento notable en la vida familar (la matanza del cerdo) o laboral (fin de la recolección de la aceituna).

Alcalcil.- Alcaucil.

Alcancía.- Hucha o Vasija de barro con una ranura en la parte superior por donde se echan las monedas, las cuales no se pueden sacar, si no se rompe la misma.

Alegrarse.- Empezar a emborracharse.

Alfaca.- Faca. Cuchillo grande.

Alfiler.- Pinza para la ropa.

Alisado.- Labor consistente en arreglar el suelo del olivar después de haber sido chaspado.

Almaciga.- Semillero de pimientos y tomates, desde donde se trasplantaban al vergel. 

Almocafrar.- Labrar la huerta con almocafre.

Almóndiga.- Albóndiga.

Alpargate.- Zapatilla.

Alpiste.- Beber bebidas alcohólicas: “¿Parece que le das bien al alpiste?. Comida para los pájaros enjaulados.

Alúas.- Hormigas de ala que se utilizaban para cebo de pájaros.

Aluego.- Luego.

Andoba / Landoba.-  Individuo. Fulano de tal.

Alventar.- Aventar la mies en la era; es decir, separar el grano de la paja, lanzándolo al viento.

Alzado.- Labor consistente en levantar la tierra para airearla. “Alzar y binar”.

Amartelado.- Persona que mantiene relaciones amorosas muy fuertes.

Amocace.- Amocafre (Herramienta agrícola que se usa para quitar las malas hierbas).

Amorfo.- Hombre hermafrodita.

Amorrar.- Bajar la cabeza en señal de vergüenza.

Amorrinarse.- Adormecerse.

Amuerma'o.- Persona floja, cansada.

Anafre.- Cacharro de latón utilizado para calentar cazuelas con comida.

Andalú'.- Andaluz.

Angarillas.- Andas pequeñas para transportar materiales o cantaros de agua con los que regar las estacas.

Angarillón.- Jarpil con armazón o castillete de madera con red que servía para transportar las gavillas del sembrado a la era y luego la paja al pajar de cada casa.

Antaño.- Refiriéndose a años pasados.

Apampla'o.- Atontinao.

Apañá/apañao.- Mujer y Hombre guapos.

Apañar.- Darse maña para hacer o arreglar algo.

Apaño.- Hacer algo con un fin predeterminado.

Aparador.- Mueble donde se guardaban en las casas de bien los objetos finos de la comida y de la bebida.

Aparato.- Avión. Aeroplano.

Aparejo.- Arreos necesarios para montar o cargar una caballería.

Apear.- Bajarse de un animal de monta.

Apechugar.- Afrontar un problema.

Aperador.- Persona de confianza que cuidaba el Cortijo y se encargaba de todo lo relacionado con las faenas agrícolas del mismo.

Apero.- Conjunto de instrumentos y demás arreos necesarios para la labranza.

Aperrado.- Persona con pocas ganas de hacer cosas.

Apollarda'o.- Atontado, agilipollado.

Aporraura.- Herida producida por el golpe o impacto de una piedra en la cabeza.

Apretá.- Mujer recia y de buen ver.

Apretaculos.- Fruto de un arbusto, parecido a la majoleta, que consumido por los seres humanos, produce un fuerte estreñimiento.

Apuntapala.- Indica que hay gran cantidad de una cosa. “Este año hay acituna apuntapala”.

Arar.- Labrar la tierra con el arado.

Arcagüeta.- Alcahueta.

Ardal/es.- Ramas bajas de los árboles, en especial de los olivos.

Armenta.- Vecino de la villa de Albanchez de Úbeda –hoy Albanchez de Mágina-.

Armiar.- Almiar. Depósito de paja al aire libre.

Arte.- Persona con gracia para el vestir o llevar buenas prendas o malas pero mal puestas.

Arvellana.- Abellana. Cacahuete. “Hay arvellanas cordobesas”.

Arrascuñazo.- Rascuñazo o sollejón (arañazo más rasguño).

Arrecí'o.- Que tiene mucho frío.

Arregla'o.- Bien vestido para algo.

Arrejuntarse.- Vivir junto a otra persona sin las bendiciones del señor Cura.

Arrenga'o.- Cansado por el exceso de trabajo.

Arrima'illo.- Instrumento de hierro que servía para “arrimar” el puchero al fuego de la lumbre, para la cocción de los alimentos, manteniéndole enhiesto sobre el hogarín.

Arruche.- Dejar a uno sin nada. Estar sin blanca.

Arrumba'o.- Objeto o cosa caída o dejada abandonada en un rincón.

Arrumbar.- Colocar algo como inútil en lugar excusado u oculto.

Asaura.- Persona con mala follá.

Asechanza.- Acecho.

Asendía.- Sandía.

Asinque.- (Así es que). Por lo tanto.

Asotarra'o.- Dejarse caer en el sillón con todo el cuerpo relajado.

Atacarse.- Irritarse.

Ata'ero.- Cuerda o cualquier otro material que sirva para amarrar algo.

Atarre.- Banda de pleita que rodea las ancas de las bestias de carga con el fin de impedir que el aparejo se corra hacia delante.

Atesta'o.- Lleno completamente. “El Bar estaba atestao de gente”.

Atiborra'o.- Harto de comer.

Atijar.- Rehacer. “Atija –atiza- la lumbre o el brasero”.

Atomata'o.- Atontado o colorao como un tomate.

Atorar.- Atascar. Obstruido. Taponado.

Atorrija'o.- Atontado. Despistado. Somnoliento después de dormir o por efecto del calor.

Atorrulla'o.- Estar hecho un lío. Nervioso.

Atrojar.- Guardar el grano en los trojes o graneros.

Atroje.- Troje o granero.

Atufarse.- Envenenarse con los gases que emanan del brasero de ascuas.

Avarear.- Varear. Acción de tirar al suelo el fruto de un árbol golpeándolo con varas o haciendo vibrar las ramas.

Avilana'o/Avilaná.- Atontado/a. Despistado/a.

Avíos.- Utensilios necesarios para realizar una cosa. Conjunto de alimentos necesarios para la realización de una comida.

Azagado.- Cansado, fatigado.

Azaura.- Malasombra. Higado de cordero o de cerdo.

Azogue.- Moverse mucho. No estarse quieto. “Este niño paece que tiene azogue”.

 

 

B

Babi.- Bata o mandilón de los niños en el Colegio.

Bacalá (Meter la).- Meter la pata hasta el fondo. Piciarla.

Bache.- Hoyo u hondonada producida por el agua de lluvia al discurrir por la calzada o calle.

Bacín.- Ser despreciable y ruin. Recipiente para los excrementos humanos. Natural de Baza (Granada).

Badén.- Rehundimiento de la calle para que se recojan las aguas de lluvia y discurran de forma correcta sin desbordarse.

Badila.- Paleta para recoger las ascuas de la lumbre.

Badilá.- Paletada de ascuas que se coge de la lumbre y se echa al brasero.

Badina.- Charco grande de agua.

Bajera.- Partes bajas de una casa.

Balate.- Precipicio.

Balde.- Gratis. Sin coste.

Baranda.- Chulo.

Barbechar.- Arar la tierra disponiéndola para la siembra.

Barbecho.- Tierra de siembra que se deja descansar uno o más años.

Barcinar.- Acción de conducir las gavillas de mies a la era a lomos de bestias de carga..

Barcinador.- El que barcina.

Bardar.- Cansar, agotar.

Bártulos.- Maletas de viaje.

Barraquera.- Llorar desaforadamente.

Barriguera.- Soga que va del rastrillo al ubio en el arado.

Barrillo.- Enfermedad del olivar.

Barruntar.- Presentir que va a pasar alguna cosa.

Bavia.- Ido. “Que estás en bavia”.

Bayonesa.- Mahonesa.

Bedmareña.- Variedad de naranja.

Berejena.- Berenjena.

Berejenal.- Follón. Lío.

Besana.- Lugar donde se ara.

Bicha.- Serpiente.

Bichear.- Observar, mirar detenidamente.

Bilardo.- Tonto. Lelo.

Bina.- Arar por segunda vez antes de sembrar.

Birria.- Cosa de poco valor.

Belloto.- Bruto. Animal, en relación con el hombre.

Besana.- Lugar donde se ara.

Blanca.- Moneda. “Estoy sin blanca”.

Bola de Billar.- Cabeza rasurada a cero. Calvo.

Bomba.- Borrachera.

Bombilla.- Cabeza pelada.

Boqueada.- Persona que está a punto de morir.

Borcillá.- Tener los bolsillos llenos de algo.

Borrego.- Persona que sigue a otra con más personalidad.

Botica.- Farmacia.

Botifuera.- Fiesta que se celebraba al finalizar la temporada de la recolección de la cosecha o con motivo de alguna celebración especial en el seno de la vida familiar de los “panciverdes”.

Briega.- Trabajo dificultoso. Brega.

Bruna.- Ciruela.

Bruno.- Ciruela silvestre.

Bujero.- Agujero.

Bulto.- Paquete. Persona que no pinta nada.

Bulla.- Prisa.

Bullibulli.- Nervioso. Inquieto.

Busano.- Gusano.

 

C

Cabeza.- Movimiento de la cabeza que cae hacia un indeterminado lugar tras quedarse dormido.

Cacharricos.- Útiles de cocina de juguete con los que se entretenían las niñas en casa.

Cacharritos.- Atracciones de feria para los niños.

Cachibache.- Cacharro que no sirve para nada.

Cachiporra.- Especie de porra empleada en la defensa personal.

Cachondeo.- Tomarse las cosas a broma.

Cachorreña.- Mujer tranquila.

Cagazón.- Porción de excremento de las caballerías.

Cagueta.- Miedoso, cobarde.

Calar.- Extraer, mediante corte, un trozo del melón o de la sandía.

Calá.- Chupada de cigarro.

Calamonazo.- Darse un fuerte golpe.

Calderilla.- Dinero menudo en monedas.

Calentura.- Fiebre. Erupción en los labios. Persona hartiza, pesada.

Calostro.- Primera leche que produce una hembra (animal o humana) que ha parido.

Calma (Tierra).- Tierra de labor sin olivos.

Calzones blancos (Los).- Calzoncillos, slips. No importa el color.

Camal.- Palo grueso del que se suspende por la patas traseras al cerdo sacrificado en la matanza.

Cámara.- Planta superior de una casa que se utilizaba para guardar los frutos del campo.

Camastrón.- Persona grande y tranquilota.

Cambalá.- Dar tumbos, por lo general, por el efecto del alcohol.

Camelar.- Enamorar. Seducir a una persona.

Camisón.- Camisa de un hombre.

Cancanear.- Andar de fiesta en fiesta, jarana o juerga.

Candela.- Fuego de la lumbre. Lumbre para encender algo.

Canijo.- Persona delgada y endeble.

Cantamañanas.- Persona con poco crédito en relación con lo que dice o hace.

Cantarera.- Utensilio con armazón de madera que sirve para colocar los cántaros.

Cantazo.- Pedrada.

Canutillos/Canutos.- Vainas jóvenes de las jarugas de las habas que se utilizaban en un guiso propio de la Semana Santa en nuestro pueblo.

Canuto.- Liar un Porro.

Cañadú.- Caña dulce o caña de azúcar.

Capacha.- Cesto de esparto con asas grandes donde la gente del campo llevaba la comida.

Capacheta.- Objeto de pleita redondo que se utilizaba en los cargos de las prensas de las fábricas de aceites.

Capuana.- Paliza.

Carantoña.- Caricia.

Carcamal.- Viejo.

Careo.- Llevar a los animales a comer.

Careto.- Tener mala cara por diversos motivos, sobre todo, cuando se está enfadado/a.

Cargante.- Persona pesada y molesta.

Carnicero.- Persona a la que le gusta mucho comer carne.

Carrillo.- Kiosco donde se vendían chicherías.

Carrucha.- Polea para sacar agua de los pozos o subir los costales de trigo a las cámaras  y pajares.

Cascajo.- Grava.

Cascar.- Pegarse entre muchachos.

Cascarabito.- Vaina que envuelve a los garbanzos en la mata.

Casolidá.- Casualidad.

Casquete (Echar un).- Hacer el amor. Echar un polvo.

Catalina.- Excremento humano.

Cate.- Puñetazo en la cara. Suspenso en los estudios.

Caterba.- Multitud de gente concentrada en un lugar.

Cazoletero.- Persona muy entremetida en todo.

Cebollazo.- Caída grande.

Cenizo.- Persona que trae la mala suerte. Gafe.

Cepazo.- Caída al suelo de una persona.

Ceporro.- Bruto. Cabezón. Tonto.

Cenaoria.- Zanahoria.

Cieca.- Acequia.

Cieso.- Persona inaguantable.

Ciezo.- Persona con poca suerte en la vida.

Cigarrón.- Saltamontes.

Cipote.- Pene.

Ciruelo.- Tonto en el sentido de “Eres como el Maestro Ciruela, que no sabía leer y puso escuela”. Árbol cuyo fruto es la ciruela.

Civilera.- La mujer del Guardia Civil.

Clavillo.- Fuego del cigarro.

Cogollo.- Parte blanca o interna de la lechuga.

Cojetá.- Paso de un cojo.

Cojollo.- Expresión mediante la cual expresamos nuestro deseo a otra persona de que deje de dar la lata. Basta ya.

Cole.- Colegio de Primaria.

Colorín.- Canario. Jilguero de alegre trino y vivos colores.

Collera.- Collar de cuero, relleno de borra y paja, para bueyes y mulos utilizados en las faenas agrícolas. Pareja de animales de tiro.

Collo.- Lechuga pequeña.

Comistrajo.- Comida mala o poco apetitosa.

Comistrear.- Comer picando de aquí y de allí.

Conchabar.- Hacer algo con complicidad.

Conocencia.- Conocimiento de algo o alguien.

Corcusilla.- Lugar donde termina la columna vertebral de los seres humanos: “La corcusilla del culo”.

Corta.- Época en la que se talan los olivos.

Cortapijas.- Tijereta.

Corral.- Lugar cerrado y descubierto, contiguo o detrás de la casa, donde se hacían las necesidades biológicas de los seres humanos antes de la llegada de los Cuartos de Aseo. En ellos se encontraba el “muladar”.

Corralizas.- Corrales pequeños.

Coscorrón.- Trozo de pan duro.

Cosas feas.- Hacer referencia a los órganos sexuales.

Cosario.- Persona que lleva y trae cosas de un pueblo a otro. (Ejemplo: María Antonia “La Cosaria”).

Coscado.- Olivo que produce muy poco.

Coscua.- Se dice de la graná o granada cuyos granos tienen un agradable sabor agridulce.

Costal.- Saco grande, estrecho y largo de color blanco que se utilizaba para transportar el trigo y la cebada desde la era al troje.

Costillares.- Cinchas del aparejo de una caballería.

Cotilla.- Charretera.

Cotorra.- Persona que habla mucho.

Cuajao.- Atontao. Flojo. Helado de frío.

Cualesquiera.- Cualquiera.

Cuarterón.- Paquete de tabaco picado y sin liar.

Cucha.- Mira. Escucha. Atiende. (”Cucha tú”).

Cuchitril.- Cosa de poca importancia.

Cuco.- Listo. Espabilado.

Cuerpo (hacer de…).- Cagar. Evacuar el vientre.

Cuesco.- Pedo.

Culín.- Pequeña porción de líquido en un vaso o copa.

Cumbral.- Viga maestra del techo colocada en sentido longitudinal.

Cunicas.- Atracción de feria para mecerse por impulso propio o ajeno.

Curda.- Borrachera.

Custión.- Cuestión.

 

Ch

Chabeta.- Cabeza.

Cháchara.- Conversación.

Chalao.- Loco. Idiota.

Chamarra.- Chaqueta de abrigo liviana.

Chamba.- Suerte. Casualidad.

Chancleta.- Llevar las zapatillas sin meter el talón en ellas.

Chanchullo.- Trampa o maña para ganar dinero fácilmente.

Chapetón.- Chaparrón de agua de lluvia, corto pero intenso.

Chapú.- Obra de poca importancia.

Charipé.- Trabajo realizado de forma superficial.

Charnaque.- Cobertizo que se hacía en las huertas para vivir en el verano. Cuchitril.

Chaspeón.- Dar de refilón.

Cheque.- Persona con gran valía y honrada.

Chicharro.- Especie de pescado muy común en las aguas de las Islas Canarias.

Chicharrón.- Trozos de manteca de cerdo fritos. “Tortas de chicharrones”.

Chiflao.- Ido de la cabeza.

Chiflar.- Silvar.

Chilindrín.- Persona bromista.

Chinchoso.- Pesado. Pelmazo.

Chinganillo.- Persona a la que no se le hace ningún caso. Persona de que va de aquí para allá sin ningún sentido o fin.

Chiquetito.- Chiquitito.

Chirbetazo.- Mancha producida por la salpicadura de alguna materia pringosa.

Chiribaila.- Persona con poca personalidad. Irresponsable. Poco formal.

Chirola.- Cabeza, en el sentido de perder el sentido o el juicio: “Perder la chirola”.

Chirbetazo.- Chorro de liquido que sale de un bote al estrujarlo con las manos o pisarlo con el pie o caerle algo de peso encima.

Chirvetero/a.- Hombre o mujer muy cotilla por su efecto de estar siempre en medio de todo lo que pasa.

Chispa.- Gracia.

Chisques.- Encendedor de bolsillo con mecha (piedra de mechero) y torcida.

Chisquero.- Mechero.

Chocar.- Extrañar.

Chochear.- Decir tonterías cuando se es viejo.

Chochito.- El coño.

Chofer.- Conductor de autobús de línea regular.

Chola.- Cabeza.

Chominá.- Tontería.

Chominoso/a.- Hombre o mujer que solo dicen y hacen tonterías.

Chorra.- Pene. También con interjección se utiliza como expresión de sorpresa. Suerte. “¡Que chorra tienes!”.

Chorreando.- Mojarse.

Choza.- Cabaña rústica hecha con palos y con cubierta de ramajes y pajas.

Chuchurrío.- Persona anémica. Cosa blanda o arrugada. Mustio.

Chumino.- Parte externa de la vagina.

Chuminá.- Tontería. Cosa sin la mayor importancia.

Churrete.- Mancha en la cara.

Churretero/a.- Aquél o aquella persona que cuenta todo lo que sabe de los demás.

Chusma.- Persona de baja condición social.

 

D

Dalear.- Ladear. Torcer.

Damajuana.- Garrafa de cristal.

Debaratar.- Romper o desarmar alguna cosa.

Dediles.- Especie de guantes, sin cuero en el dorso del carpo, que usan los segadores para evitar los cortes.

Dehesa.- Zona de tierras dedicadas a siembra y recogida la cosecha, los rastrojos; servían de pasto al ganado menudo, los cuales entraban por riguroso orden, según las Ordenanzas Municipales de Bedmar de 1538: “… se han de comer primeramente con los puercos e después… con los ganados lecheros y que el otro ganado no pueda entrar en los dichos restrojos hasta el día de Santa María de Agosto…”.

Demontre.- Demonio.

Desastillar.- Sacar las astillas de la madera vieja del olivo.

Descamisar.- Quitar las hojas a las mazorcas de maíz.

Descastao.- Persona que siente poco afecto y apego a su familia.

Deschuponar.- Limpiar al olivo de varetas y chupones.

Descuajeringar.- Descomponer.

Desapartar.- Separar.

Desjarugar.- Desgranar las legumbres. Quitarle la jaruga a las habas, por ejemplo.

Desmochar.- Deshacer los terrones de tierra con el peto del azadón.

Despachar.- Echar a alguien de un sitio. Servir un producto a un cliente en una tienda. “¿Quién despacha aquí?”.

Despuntar.- Romper la punta de algo. Abrirse el capullo y alumbrar a las flores, en el proceso de floración.

Desvaretar.- Quitar las varetas y chupones del olivo que nacen al pie del mismo ya que absorven mucha savia.

Diarrea.- Descomposición del vientre. Excrementos humanos liquidos.

Divieso.- Forúnculo. Grano con pus.

Doblar la oreja.- Acostarse.

Dornillo.- Platillo, cuenco. (Derivado de “Dornajo”: Artesa pequeña y redonda que tiene varios usos).

Durazno.- Melocotón.

 

E

Efalagar.- Limpiar el estomago después de haberse hinchado de comer de todo.

Efarrarse.- Escurrirse.

Efigurao.- Persona con mal aspecto.

Efolillao.- Averiado. (Ver: Ejolillao).

Efragatao.- Persona que lleva los faldones de la camisa por fuera del pantalón y de muy mala manera.

Egoberná.- Cosa rota.

Egobernar.- Arreglar cosas.

Ejarrar.- Romper la rama de un árbol a conciencia una persona o por la acción del viento o de sobrepeso, como por ejemplo: fruto o nieve.

Ejobernao.- Desbaratado en su aspecto general o averiados sus intestinos: “Tengo el vientre ejobernao”.

Ejolillao.- Persona que tiene alguna parte de su cuerpo averiada o en mal estado: “Hoy no puedo ir al trabajo porque tengo el hombro ejolillao”.

Ejranarse.- Desgranarse. (En el caso de las mazorcas o panizas y de las granadas).

Emborrizar.- Enharinar un alimento con una sustancia compuesta por huevo, harina o pan rallado, ajo y perejil antes de freirlo.

Embustero.- Mentiroso.

Empacar.- Comprimir la paja en pacas para conservarla.

Empellón.- Empujón.

Emperifollada.- Persona muy arreglada.

Emperifollao.- Persona bien vestida para ir de fiesta.

Emprestar.- Prestar.

Encajar.- Dejar una puerta encajada.

Encalomar.- Subirse encima de algo o de alguien.

Encalostrao.- Harto de calostros.

Encandilao.- Enamorado.

Encasquillarse.- Trabrarse al hablar o hablar con dificultad.

Encegarse.- Aficionarse a algo con fruición. “Se ha encegao en las cartas (naipes)”.

Enclenque.- Delgado. Débil.

Encojío.- Que gasta poco.

Encumbrar.- Poner la viga de caballete en un edificio.

Endiñar.- Pegar.

Endrogao.- Estar bajo los efectos de alguna droga.

Enfollinao.- Enfadado.

Enfrascarse.- Meterse en una discusión.

Engañifa.- Estafa. Timo.

Engatusar.- Convencer a alguien con malas artes.

Engurruñío.- Agarrado. Dícese de la persona que no se gasta un duro –de los de antes- o un euro –de los de ahora- bajo ningún concepto o circunstancia. Son aquellos personajes que suelen vivir pobres para morir ricos. Personas mezquinas y rácanas

Enjaretar.- Organizar una faena.

Enmadrao.- Persona muy dependiente de su madre.

Ennortao.- Sin rumbo fijo. Ausente.

Enritá/o.- Persona enfadada o irritada.

Enritar.- Irritar, enojar, enfadar.

Enrreganchar.- Continuar en algo. “Me he enrreganchao en la Mili”.

Enrrollao.- Que se presta a hacer favores. Persona abierta.

Enstituto.- Instituto.

Entellón.- Cabeza de un arado de madera o romano.

Entrecavar.- Cavar en terreno arado los caballones de entre los surcos.

Entrépete.- Intérprete.

Entrometido.- Persona metijosa.

Envilortar.- Enganchar el arado al timón.

Envité.- Invitar.

Envite.- Anunciar una de las fases del juego del truco.

Era.- Espacio de terreno, debidamente empedrado y siguiendo un determinado orden en la colocación de las piedras, donde se trillaban las mieses (trigo y cebada, fundamentalmente).

Eriazo.- Espacio de terreno de labor sin cultivar o inculto.

Esabrío.- Alimento o comida por poco sabor, soso o con poca sal.

Esaborío.- Malasombra.

Esastrao.- Desordenado. Persona que se preocupa muy poco por su aspecto en general.

Esatino.- Desatino. Poner poca atención en lo que se hace.

Escabullirse.- Quitarse de en medio.

Escacharrao.- Averiado.

Escampaz.- Dejar de llover.

Escapaz.- Capaz. (Proviene de la expresión “tu es escapaz” que debería decirse: Tu eres capaz de hacer…).

Escardillo.- Apero de labranza.

Escarpín.- Calcetín de paño o estameña.

Escobón.- Escoba grande, hecha con palillo escobero, que se utilizaba para barrer la paja de la era, concentrándola para cargarla y llevarla al pajar  y corrales empedrados.

Escocío.- Persona con la piel irritada.

Escoger la semilla.- Acción de seleccionar aquellas semillas que son más aptas para la siembra.

Escoyuntao.- Persona que retuerce su cuerpo con facilidad.

Escriño.- Canasta de paja o enea, cosida con cáñamo, que se utilizaba para recoger las granzas de los granos y el salvado.

Escuajaringao.- Desencajado y sin fuerzas con motivo de un trabajo que se empieza, como por ejemplo en los primeros días de la recolección de la aceituna o de la recogida de espárragos o antiguamente en la siega.

Escuchimizao.- Ser débil y delgado.

Escupidera.- Recipiente para hacer deposiciones sólidas o líquidas durante la noche. Utensilio para escupir en los bares o casas.

Escupinajo.- Escupitajo. Salivazo.

Escurana.- Oscurana: Oscuridad.

Esfaratá/o.- Mujer u hombre con un cuerpo mal hecho o muy desproporcionado.

Esfaratar.- Romper algo útil.

Esmayá/o.- Persona que pasa hambre.

Esnortá/o.- Persona sin rumbo fijo en la vida.

Esocupao.- Desocupado o sin oficio.

Espachurrá/o.- Aplastada/o.

Espantapájaros.- Caña o palo vestido con ropa de hombre con el fin de asustar a los pájaros.

Espanto.- Miedo a los espíritus y a los fantasmas.

Esparatrapo.- Esparadrapo.

Esparpajo.- Hablar claro y con sentido común.

Esparramao.- Derramado.

Espaviento.- Sorprendido.

Espechao.- Preocuparse por alguien o algo.

Espeluznao.- Persona mal peinada y con poca clase.

Espeluzno.- Escalofrío.

Esperpento.- De mal aspecto y mal vestido. Estrafalario.

Espichar.- Morir. Fallecer.

Espigar.- Coger las espigas que han quedado sin segar o las que han quedado en el rastrojo después de segar los segadores.

Espirituá.- Persona que está muy delgada.

Espizcarse.- Repiscarse.

Esportazo.- Caerse con todo el cuerpo. Porrazo fuerte.

Espotricar.- Hablar mal de alguien a sus espaldas.

Estaca.- Olivo joven.

Estambre.- Parte del vellón de lana que se compone de hebras largas.

Estampa.- Cromo de futbolistas.

Estameña.- Tejido ordinario de estambre puro.

Esteva.- Pieza curva y trasera del arado sobre la que se apoyaba la mano del que ara.

Estirazarse.- Estirarse. Desperezarse.

Estrébedes.- Trébedes.

Estrógalo.- Persona que los rompe todo y va dejando las cosas por medio.

Esturrear.- Esparcir cosas por todos los sitios.

 

F

Fantoche.- Fantasma.

Fango.- Barro, lodo.

Fardal.- Ramas bajas de un árbol.

Farfolla.- Hojas de la mazorca del maíz con las que se rellenaban los colchones de las camas.  Cosa sin valor. Persona Idiota. Informal.

Farfullar.- Hablar de forma ininteligible.

Fario (Tener).-  Mala suerte.

Farmancia.- Farmacia.

Farta.- Tantos que le restan a un equipo para ganar la “pata” en el juego de cartas denominado TRUCO.

Fenacer.- Fenecer. Morir.

Flama.- Calor intenso procedente de llama o de ola de calor.

Flor.- Tres cartas ligadas en una mano del truco.

Fogará.- Irritación de la piel de la cara.

Follonazo.- Pedo silencioso.

Fraile.- Montón de mies trillada que se hace en las eras para aventarla.

Fresquera.- Lugar fresco de la casa donde en verano se guardaban ciertos productos, como por ejemplo el Queso.

Fritada.- Conjunto de productos de la huerta fritos (Tomates, pimientos, calabacín, etc.). También se aplica a una fritura de carne.

Frito (Quedarse).- Dormirse en una reunión o en cualquier lugar.

Fritura.- Conjunto de pescado frito (boquerones, sardinas, calamares, etc.).

Frontines.- Objetos de esparto que se ceñían a la frente de las caballerías u otros ganados de tiro (Vacas o Toros Mansos) y que servían para evitar rozaduras y espantar a las moscas de la cara del animal.

 

G

Gavilán.- Hierro cortante que tiene en su punta inferior la “aguijada” con la que el gañán limpia el arado y lo desbroza.

Gabina.- Cabina de teléfono.

Gachís.- Mujer joven.

Gachón.- Niño criado con muchas gachas o con mucho mimo. Persona a la que se quiere identificar: “¿Quién es aquél gachón?”. Tío chulo y guaperas.

Gajo.- Parte de una naranja.

Galipo.- Salivazo. Escupitajo.

Gallo.- Rey de Bastos, con un valor de 10 puntos, en el juego del Truco. “Sota, Caballo y Gallo”.

Gallufa.- Bofetada.

Gamberro.- Persona insociable.

Gancha.- Callado. Bastón.

Gañán.- Mozo encargado de los animales de labranza en un Cortijo.

Gañote.- Beber de balde o por la cara.

Gazpacho.- Sopa fría, hecha con pan, aceite, agua, vinagre, ajo, tomate, pepino y cebolla.

Gavilla.- Conjunto de haces de mies (trigo o cebada).

Gavillero.- El encargado de atar las gavillas en el seno de una cuadrilla de segadores.

Garvana.- Perrera. Persona sin ganas de hacer nada y menos aún de trabajar.

Garveo.- Salir de paseo.

Gárrulo.- Persona de pueblo. Cateto.

Gaznápiro.- Comilón. Pillo, pillastre.

Gilón.- Tontorrón.

Gentuza.- Mala gente.

Gobernar.- Dar lugar. “Vas a gobernar que me quite la zapatilla –o el alpargate-  y te de algunos alpargatazos”.

Golismear.- Husmear. Curiosear.

Gradear.- Allanar la tierra con la grada del tractor.

Graná.- Granada. Fruta del mismo nombre.

Greñas.- Melenas sin cuidar.

Guachintona.- Naranja gorda y de buen sabor.

Guajerro.- Garganta de un animal y comestible; por lo general, la del cordero.

Guanta'.- Bofetada.

Guaperas.- Guapo y elegante.

Guarrazo.- Cáida. Tortazo del cuerpo contra el suelo.

Guasca.- Bofetada.

Guayabo.- Persona joven y guapa.

Guillao.- Persona tonta e idiota.

Guipar.- Mirar.

Guiri.- Extranjero.

Guisar.- Preparar los alimentos cociéndolos en el fuego y debidamente condimentados.

Guita.- Dinero. Cuerda fina.

Gurripato.- Niño.

Gurrumino.- Pequeñazo.

Gusarapo.- Renacuajo.

 

H

Haba.- Pie.

Habicholón.- Hombre con el pie grande. Persona bien criada: alta y fuerte.

Habichuela.- Judía verde.

Hachuela.- Hacha pequeña.

Haragán.- Niño desastroso y desaliñado.

Harapo.- Ropa usada, vieja y andrajosa.

Hartizo/a.- Persona cansosa, pesada y molesta.

Hato.- Muda. Vestimenta completa de una persona para ir de viaje.

Haza.- Porción de tierra de labor.

Hechura.- Forma, mala o buena, del cuerpo humano.

Herpil.- Jarpil.

Herramienta.- Persona de cuidado.

Hijuela.- Reguera que sirve para conducir el agua del canal o de la acequia al pie del olivo o de la huerta.

Hincar.- Comer algo. “Me hinqué un conejo entre pecho y espalda”.

Hincha.- Manía. Odio.

Hocicar.- Caer de boca.

Hogaño.- Año presente o actual.

Hombritos (Subir a).- Subir a alguien sobre los hombres. “Papá súbeme a hombritos”.

Horrá.- Hembra machorra, que no pare, por mucho que se la lleve al macho.

Hostia.- Bofetada. Guantazo en la cara.

 

I

 

Illo.- Chiquillo. ¡Oye!.

Inculto.- Analfabeto. Terreno sin cultivar o sin labrar.

Infulas.- Darse aires de postín o importancia.

Ivierno.- Invierno.

 

J

Japuana.- Gran paliza.

Jarana.- Juerga.

Jarmazo.- Caída con estrépito.

Jarpil.- Bolsa de red para transportar paja en una caballería.

Jartá.- Pechá. Hartazgo de algo.

Jarto.- Harto.

Jaruga.- Vaina de las legumbres (habas).

Jarugas.- Habas muy pequeñas, también denominadas: Canutos.

Jarrazo.- Atizar con un jarro grande.

Jaula.- Caja de madera o de plástico para poner la fruta.

Jincar.- Comer. (Ver: Hincarse).

Jumera.- Borrachera.

Jurel.- Niño sucio. “Ha llegado hecho un jurel”. Pescado de la familia del boquerón que se enharina para freír.

 

L

Ladrón.- Hombre zalamero que se gana con facilidad a la gente. Clavija múltiple para los enchufes eléctricos.

Lampar.- Desear. Ansiar.

Lamparón.- Mancha de aceite en la ropa.

Lancha.- Loncha de jamón.

Landoba.- Expresión utilizada para hablar de alguien sin decir su nombre. “Mira por donde va el landoba ese. ¡La madre que lo parió!”.

Lapo.- Escupitajo.

Lebrillo.- Recipiente de barro de múltiples usos.

Leche.- Bofetada. “¡Le han dado una leche!”.

Leche picona/Lechepicón.- Tontería, cosa sin importancia.

Leer la cartilla.- Regañar.

Legío.- Ejido, zona del entorno del pueblo situada en el piedemonte de la Sierrezuela.

Lezna.- Instrumento compuesto de un hierrecillo con punta y un mango de madera quee ra usado por los esparteros y otros artesanos para agujerear, coser o pespuntear.

Liebre.- Caerse. “Pillar una liebre”.

Ligar.- Beber con los amigos al mediodía o por la noche al final de la jornada, tanto en la casa como en el Bar. También se utiliza esta palabra en los juegos de cartas: “Ligao”: Tener dos cartas del mismo palo o una figura que actúa en los “envites del truco como comodín”.

Lila.- Tonto, fatuo e incluso un poco marica. También se denomina así a los habitantes de Linares.

Liputiense.- Persona de estatura baja. Enano.

Loco/a.- Árbol sin injertar. “Higuera loca”, cuyos frutos no son comestibles.

Longui (Hacerse el).- Hacerse el despistado. Como si algo no fuese con él.

Lustre.- Brillo en la cara de las personas.

Lustroso.- Sano, de buen color.

 

M

Macho pingo.- Mujer poco femenina.

Macoca.- Capón, tozolón en la cabeza.

Majá.- Excremento.

Majoleto.- Arbusto que produce un fruto muy apreciado en el otoño, la majoleta.

Malacatón.- Melocotón.

Malaje.- Mala persona. Persona con poca gracia y salero.

Malapinta.- Persona que da mala impresión.

Malapipa.- Antipático.

Mamapepa.- Nombre con el que se identificaba a una abuela cuyo nombre era el de María José o Josefa.

Mama.- Madre.

Mamajuana.- Damajuana o botija de cristal con el cuello estrecho.

Mamarracho.- Payaso.

Mandanga (Tiene).- Tiene tela o asunto la cosa.

Mandao.- Ir a hacer un recado.

Mandilonazo.- Mandilón: Hombre sometido a la mujer.

Manío.- Cosa sobada.

Manzanillo de agua.- Casta de Olivo de hoja ancha, oscura y de fruto redondo.

Maraña.- Aglomeración de gente. Pelo enredado. Madeja de lana enredada.

Marica.- Maricón.

Marimacho.- Mujer poco femenina.

Martingala.- Cosa dificultosa.

Mascá.- Bofetada.

Mataúra.- Rozadura en el pie producida por el zapato.

Maza.- Instrumento de madera de forma cilíndrica y con empuñadura la cual servía para machacar el esparto y el lino.

Mediafanega.- Medida de capacidad para áridos, que tiene seis celemines y equivale a 27,75 litros.

Medianqueta.- Manera de acostarse apoyándose en el lado externo de la cadera y parte superior del muslo. “Para dormir esta noche me voy a tener que poner de medianqueta”.

Mediocelemín.- Medida de capacidad para áridos, equivalente a la mitad del Celemín.

Mediometro.- Persona de baja estatura. Pequeño.

Menuico.- Cosa pequeña. Lana del colchón muy mullidita.

Mercar.- Comprar.

Mester.- Menester, obligación. “Es mester ver…”.

Metementó.- Persona deseosa de conocer todos los chismes o churreterías de la localidad.

Miaja.- Migaja: Una pequeña porción del pan.

Migajón.- Miga de pan.

Mía tú.- Expresión correspondiente a “Mira tú” o “Fijate”.

Mijilla.- Un poco de algo.

Mijita.- Poca cantidad.

Mili.- Servicio Militar.

Milongas.- Mentiras. Embustes.

Minguillo.- Especie de duende maligno que encantaba a los campesinos de Bedmar que pasaban por el lugar denominado “Hoy de la Negra” en el antiguo camino de Bedmar a Cuadros a partir de las doce de la noche.

Misto.- Cerilla.

Mitra.- Bofetada.

Mohín.- Gesto acentuado de enfado.

Mojar.- Meter el picatoste en la leche u otros líquidos. Hacer el amor.

Mojigato.- Persona de iglesia.

Mojón.- Excremento humano. “Ha plantado un mojón en mi puerta”.

Mollar.- Tierra  de fácil labor.

Mona.- Borrachera. “Acuéstate y pela la mona”.

Mondarina.- Mandarina. Naranja pequeña.

Moniato.- Boniato.

Monicaco.- Adolescente con infulas de hombre.

Moña.- Afeminado.

Moñiga.- Excremento del ganado vacuno.

Morterá.- Gran cantidad de dinero u otras cosas útiles.

Moscarse.- Enfadarse. Cabrearse.

Mosquita muerta.- Persona con mala idea.

Moso.- Oxidado o mohoso.

Muesca.- Gesto de la cara.

Muladar.- Lugar del corral donde se echaba la basura, el estiércol de las cuadras y se defecaba.

Murga.- Dar la lata. Comparsa.

 

N

Niñato.- Joven mal educado.

Nípero.- Níspero.

Nombrajo.- Apodo o mote mal sonante que se pone a una persona.

Nota (El).- Manera de mentar a alguien sin decir su nombre.

Noviajo.- Noviazgo.

 

Ñ

Ñáñaras.- Payasadas. Tonterías.

 

O

Oléo.- Situación nada buena. “¿Cómo está hoy el oléo?”.

Ordeñar los olivos.- Coger la aceituna con la mano.

Ordinaria.- Persona escandalosa y mal hablada.

Orillón.- Límites de las hazas de tierra.

Oro.- Poner al lado de la lumbre el puchero con el fin de calentar la comida. “Pon el puchero al oro”.

Orilla de….- Al lado de algo.

Oscurana.- Nubes grises que oscurecen el cielo y que anuncian lluvias.

Osté.- Usted.

 

P

Pacas.- Paja empacada en bloques cuadrados o cilíndricos.

Pacencia.- Paciencia.

Paeres.- Paredes.

Paja.- Hacerse una “manoletina”.

Pajares.- Lugares donde se almacenaba y se guardaba la paja en las partes altas de las casas junto a las cámaras.

Pajero.- Persona que lleva paja de un lugar a otro para venderla.

Palique.- Charla. Hablar con la vecina.

Palodú.- Raíz de un arbusto de sabor dulce.

Palomita.- Mariposa. Mezcla de Anís con agua. Palomitas de maíz.

Pamplina.- Tontería.

Panaero.- Persona que le gusta mucho comer pan. Panadero.

Panciverde.- Hortelano de Bedmar. Denominación con la que nos conocen en los pueblos cercanos, sobre todo en Albanchez de Mágina y en Jódar.

Pandeiro.- Padereta.

Pandero.- Culo.

Panes.- Siembras de trigo.

Panizos.- Maizales.

Pan migao.- Migas de pan cortadas con la mano y echadas en el café.

Panza.- Barriga.

Panzá.- Hartarse de comer o de beber e incluso de trabajar en el campo o en la casa.

Papa.- Padre.

Pardal.- Gorrión.

Parchajo.- Mancha en la pared.

Parigüela.- Camilla de madera para transportar personas enfermas o heridas.

Paripé.- Disimulo.

Paparrucha.- Frase sin sentido. Tontería. Hombre atontao.

Parva.- Medida que se refiere a la cantidad de gavillas de mies extendidas y que caben sobre la era.

Pata.- Ronda, manga, cada una de las tres partes de que puede constar una partida de truco.

Patuco.- Calcetas de lana para dormir con los pies calientes.

Payazo.- Payaso. Ser humano que pinta poco en la sociedad local.

Pea.- Borrachera.

Pechá.- Hincharse de comer o de trabajar.

Peinador.- Tocador. Tela que se ponen las mujeres sobre los hombros para evitar que les caiga el pelo en la ropa cuando se están peinando.

Pejiguera.- Pesado. Persona hartiza y molesta.

Pelá y Mondá.- Persona sin nada.

Pelagatos.- Hombre sin futuro.

Pelandrusca.- Mujer de mal vivir.

Pelar.- Curar, despejarse de una borrachera tras descansar un rato.

Pelargarta.- Mujer de mala vida.

Pelar la pava.- Estar con la novia al anochecer en la puerta de su casa.

Pelotero.- Futbolista.

Pelliza.- Chaquetón de piel o de paño usado por los hombres.

Penco.- Persona de mala fama.

Pendangona.-  Del castellano pendanga, pendona o prostituta.

Penurrias.- Males, calamidades.

Pepe (El).- Coño. Vagina.

Percal.- Situación de algo no muy positivo.

Peripuesta.- Mujer vestida de gala. Persona predispuesta para todo.

Periquete.- Hacer las cosas con prontitud y rapidez.

Perla.- Hombre problemático y conflictivo. “¡Menudo perla estás tu hecho!”.

Pero.- Manzana. “¡Nene sube a la cámara y bájate un saltar de peros de invierno para el postre!”.

Perola.- Cabeza.

Perrachica.- Moneda de cinco céntimos. “Eso no vale ni una perrachica”.

Perragorda.- Moneda de diez céntimos.

Perrera.- Propio de las personas que tienen pocas ganas de trabajar. Perro. Vago.

Perrilla.- Moneda de cinco céntimos.

Perrillas.- Dinero. “Mi papa tiene muchas perrillas en el cajón de los dineros”.

Pescuño.- Cuña gruesa y larga con la que se apretaban la estera, reja y dental que tenía la cama del arado romano o tradicional.

Pestillo.- Cerrojo.

Pestuga.- Brote tierno del olivo.

Picatoste.- Pan frito en la sartén con aceite de oliva, que se solía mojar en la leche, en agua sal o en vino con azúcar.

Picho.- Expresión utilizada para espantar al perro.

Picudal.- Casta de olivos cuya aceituna termina en pico.

Pingoneo.- Ir de juerga.

Pinrreles.- Pies. “¡Como te cantan hoy los pinrreles!”.

Pintamonas.- Sin valor la opinión de estas personas. “Pintas menos que Pepe Leches!. Eres un pintamonas”.

Piños.- Dientes.

Piola.- Juego de niños, consistente en saltar por encima de otro que se encuentra agachado.

Pipo.- Botijo.

Piporro.- Botijo.

Pipirrana.- Ensalada de pepino, tomate, cebolla, aceitunas verdes o negras, cebolleta, sal y vinagre, con aceite de oliva.

Piquislabis.- Piscolabis o comida rápida y poco abundante. Tentempié.

Pirao.- Loco. Ido. Demente.

Pirarse.- Irse o largarse de un lugar.

Piripi.- Estar borracho.

Pirriaque.- Beber. “Darle al prirriaque”.

Pitarra.- Legaña.

Pitiminí.- Cosa delicada.

Pitorreo.- Tomarse a broma una cosa.

Pluma.- Pedo silencioso. Persona con cierto amaneramiento.

Poblema.- Problema.

Poda en verde.- Operaciones de poda que se realizan en pleno crecimiento de la planta.

Polvarea.- Levantar polvo.

Polvorosa.- Huir. Salir rápidamente. “Poner los pies en polvorosa”.

Pontanilla.- Cauce de obra por el que se desaguan las aguas libres de una carretera o camino.

Portaña.- Bragueta.

Porrazo.- Darse un fuerte golpe contra algo.

Porrero.- Fumador de hachís.

Postigo.- Puerta de una ventana.

Postín.- Importancia.

Poyetón.- Solterón.

Preciso.- Pequeña bolsa que utilizaban los segadores y gentes del campo en general donde llevaban una navaja y los “abíos” de fumar: Chisques, petaca con picadura de tabaco y papel de liar.

Pringá.- Conjunto de carne y demás ingredientes (morcilla, tocino, oreja, rabo, … que se sacan del puchero.

Pringao.- Inútil. Estar metido en algo turbio.

Puerco.- Sucio. Guarro. Cerdo.

Puerta falsa.- Puerta trasera de una casa por donde entraban las bestias a la cuadra.

Purga.- Cosa muy pequeña e insignificante. Tomar un tónico para lavar el estómago.

Putanga.- Prostituta.

Putón verbenero.- Mujer libertina y de mala fama.

 

Q

Quebrancía.- Hernia.

Quemar rastrojos.- Destruir por medio del fuego los restos de cultivos de cereales.

Quemasangres.- Pesado. Socarrón. Cansoso.

Quía.- Quiera.

Quijá.- Mandibula.

Quillo.- Chiquillo.

Quitipón.- “Tengo dos hatos de quitipón (de quita y pon)”, es decir, dos vestidos o conjunto de ropajes, uno para poner de diario y otro para los días de fiesta.

 

R

Rabadán.- Jefe de pastores.

Rabanera.- Persona de baja condición y ordinaria.

Rabiar (Hacer de).- Irritar. Enfadar.

Rabona.- Faltar al Colegio a escondidas de los padres.

Ramón.- Ramas jóvenes del olivo. “Quemar el ramón”.

Ranchear.- Hacer la comida de la cuadrilla que trabaja en el campo durante la recolección de la mies o siega.

Raspao (Estar).- No tener vergüenza.

Rastrojear.- Levantar o arrancar el rastrojo de un cultivo anterior enterrándolo en el terreno.

Rebaja.- Cortar un tronco de olivo cerca del suelo.

Rebusca.- Época en que, una vez terminada la recolección de la aceituna, trigo, maíz, garbanzos, habas, etc., se autorizaba –y aún se autoriza en el caso de la aceituna- la cogedura libre de todos los frutos que quedaban en los campos y en los olivares.

Rechoncho.- Persona regordeta.

Recoveros.- Personas que iban por los cortijos comprando huevos, gallinas, conejos y otras cosas para revenderlos en otros sitios o en los mercados de los pueblos.

Refunfuñar.- Protestar por lo bajo.

Regalón.- Persona delicada y amante de lo bueno de la vida.

Regar a manta.- Aplicar el agua haciéndola correr en forma de láminas a lo ancho de la superficie del terreno.

Regomello.- Preocupación.

Regordete.- Gordo.

Reguera.- Canal o surco que se hace en la tierra para conducir el agua del riego.

Reguerío.- Regadío.

Rejuntar.- Coleccionar cosas.

Rempujar.- Empujar.

Renacuajo.- Se dice de un niño que se cree mayor.

Repelú.- Escalofrío.

Requintarse.- Arreglarse muy bien.

Requisa.-  Históricamente fue una Contribución establecida por las autoridades para alimentar al Ejército de paso por las poblaciones del País y que durante la Guerra Civil y la Postguerra, el franquismo la puso de nuevo en práctica.

Resiembra.- Repetir la siembra con el objeto de reponer las semillas que no han germinado.

Retahíla.- Decir muchas cosas con o sin sentido, unas detrás de otras.

Retortero (Estar al).- Estar en boca de muchos.

Retrato.- Fotografía.

Revenío.- Persona que pierde salud.

Revolaina.- Dar una vuelta o media vuelta de forma muy rápida.

Rezaora.- Personaje enlutado protagonista en el día del funeral de un vecino y en los días siguientes a su entierro, donde en la casa se comenzaban los “rezos” con las tres partes del Rosario, por el alma del finado.

Risol.- Licor casero elaborado con aguardiente mezclado con azúcar y aromatizado con canela, anís, etc.

Rodilla.- Paño basto que sirve para limpiar el polvo o cualquier suciedad de los enseres de la casa.

Roete.- Moño en la cabeza de las mujeres con forma redonda.

Roilla (Rodilla).- Trapo viejo para la limpieza del polvo.

Rompeizo (Rompizo).- Terreno malo.

Roña.- Suciedad.

Roñoso.- Avaro, tacaño.

 

S

Saborío.- Antipático.

Saca del agosto.- Época en la que se recolectan los cereales.

Saltimbanqui.- Payaso.

Santulario.- Devoto, mojigato.

Saquito.- Jersey o abrigo de lana.

Sardinilla.- Manojo de esparto.

Satélite.- Individuo zalamero. “Buen satélite estás tú hecho”.

Sembraduría.- Tierra calma sembrada de grano (trigo o cebada).

Señoritingo.- Persona delicada y frágil.

Sereno.- Vigilante nocturno. Dormir al raso o al sereno.- Dormir al aire libre.

Siega.- Corte de la planta sin separar el fruto del resto del tallo.

Siembra.- Acción de alojar en el suelo un grano o semilla en condiciones aptas para su reproducción.

Simplonazo.- Buenazo y con poco seso.

Sinhueso (La).- La lengua.

Sinvergonzón.- Sinverguenza simpático.

Soba.- Paliza.

Soguero.- Arco de hierro para atar al arado los ramales de las bestias de labor.

Soleo.- Recolección de la aceituna que se ha caído del árbol.

Sollejón.- Arañazo o rasguño producido al rozarnos con algo nuestra piel.

Somanta.- Persona vaga o cantidad de palos que recibe una persona. “Me dieron una somanta de palos”.

Sonsolillo.- Astuto, taimado y con mala intención por lo general.

Sostén.- Sujetador femenino.

Suavón.- Persona con apariencia inofensiva, pero con mala uva.

Surquear.- Hacer regueras para que corra el agua del riego en la dirección que queremos.

 

T

Tabarra (Dar la).- Ponerse pesado. Molestar.

Tajada.- Borrachera grande.

Tala.- Acción de podar los olivos.

Talar.- Podar.

Talegazo.- Caerse de forma brutal al suelo. Porrazo.

Támaras.- Ramas pequeñas desgajadas de los olivos.

Tamarillón.- Muchacho fino y alto.

Tantas (A las).- Muy tarde.

Tartaja.- Persona a la que le cuesta articular palabras de forma seguida. Se encasquilla.

Tartajear.- Balbucear al hablar.

Tarugo.- Inculto y cabezón.

Tasquivana.- Mujer fácil. Ligera de cascos.

Tasquivar.- Apozar.

Tejeringo.- Churro.

Terciado.- Dar a las tierras la tercera labor.

Timonero.- Clavo que gradúa el tiro del arado.

Tiña.- Tizón del trigo.

Tiricia.- Tener color amarillento. (Histericia).

Tirolés.- Sombrero.

Tolano.- Darse un golpe.

Tomiza.- Cuerda hecha con esparto.

Tontoligo.- Idiota.

Tontucio.- Tontorrón. Tonto.

Torcía.- Mecha para el candil realizada con trapos viejos o restos de algodón.

Torna.- Extremo de un surco donde volvía la yunta al arar.

Torrija.- Despiste o atontamiento por causa de algo.

Tozolón.- Golpe con la mano cerrada en la cabeza..

Trajín.- Estar atareado por el trabajo. Trabajo.

Tranca.- Borrachera. Barra de hierro que sirve para atrancar por dentro la puerta durante la noche.

Tranquillo.- Aprender el funcionamiento de algo. “Tomar el tranquillo”.

Transporte.- Trasladar el producto del haza a la era y de esta al troje y pajar.

Trapichear.- Realizar pequeños negocios poco legales.

Trapillo.- Ir no muy bien arreglada a juicio de quien lo dice. “Pues no voy más que de trapillo”.

Trascordarse.- Confundirse.

Trasponer.- Desaparecer alejándose.

Traspuesto.- Desmallado. Ido.

Trastá.- Faena que produce daño.

Trastear.- Revolver las cosas.

Trasto.- Niño revoltoso.

Tratamiento de la semilla.- Acción de bañar las semillas en un producto desinfectante antes de sembrarlas.

Tratamiento del suelo.- Desinfectar el suelo antes de la siembra con el fin de limpiarlo de hongos e insectos que puedan atacar la semilla.

Trébedes.- Aro de hierro que sirve para apoyar sartenes o calderos sobre el fuejo.

Trempano.- Temprano.

Trillar.- Acción de separar el grano de la paja con el trillo.

Trincar.- Coger.

Trinqui.- Beber. “Darle al trinqui”.

Trócola.- Artilugio usado como contrapeso.

Trompa.- Borrachera.

Trompazo.- Golpetazo.

Trompo.- Peonza. Trompa.

Troncharse.- Partirse de risa.

Truco.- Nombre de un tradicional y arraigado Juego de Cartas en Bedmar.

Tunda.- Paliza.

Tuntún (Al).- Decir algo sin pensar. A la buena de Dios.

Tutuvía.- Totovía o alondra.

Tuvas.- Expresión utilizada para llamar a los perros.

 

U

Ubio.- Yugo para unir las bestias.

 

V

Vaina.- Persona carente de fundamento. Tontorrón.

Vejetar.- Envejecer. No hacer nada.

Vejete.- Abuelete.

Veletear.- Indicar en el suelo el lugar donde se ha de abril el hoyo para plantar una estaca en el cultivo del olivar.

Veleto.- Mulo tordo.

Venacapacá.- Ven aquí.

Vendo.- No servir para nada. “Estoy hecho un vendo”.

Verde.- Hierba para el ganado.

Verdeo.- Época en que se coge del árbol la aceituna que va a ser aliñada para su consumo.

Verdugón.- Moratón.

Vide.- Ví.

Viejarranco.- Persona de edad. Anciano.

Vivalavirgen.- Persona poco seria.

Vivillo.- Enfermedad del olivo.

Volá.- Acción de velocidad y rapidez con la que presumiblemente se ejecuta una acción. Por ejemplo: “Nene, vete en una volá a la Farmancia y me traes la Viagra”.

Volunto.- Presunción. Presentimiento. Idea que se tiene y que se quiere llevar a la práctica.

 

Y

Yerbero.- Persona que se ocupa de segar la hierba para alimento de los animales.

Yersi.- Jersey. Polo.

Yesca (Hacerse).- Romperse en mil pedazos. Yesca.- La mecha de un encendedor o chisques.

Yugo.- Instrumento de madera con el que se uncen los animales de labor para arar o tirar de un carro.

Yugada.-Medida de superficie empleada en tierras de sembraduría que equivalía en Jaén a 40 fanegas.

Yunta.- Par de animales de labor (bueyes o mulos) que aran uncidas por el yugo.

 

Z

Zafa.- Palangana.

Zamacuco.- Desmayo.

Zambombazo.- Porrazo.

Zambullía.- Arrojarse al agua con brusquedad.

Zambullón.- Hondonada de un río donde se bañaban los que sabían nadar. En Bedmar era muy conocido el “Zambullón de las Mariposas”, sito en Cuadros.

Zampabollos.- Glotón. Comilón.

Zampotear.- Chapotear con el agua.

Zancandilear.- Pasear sin rumbo por todos lados.

Zapata.- Parte de la raíz del olivo que está al descubierto.

Zapatiesta.- Armar barrullo o follón (de jaleo).

Zarpullío.- Erupción cutánea.

Zarrapastroso.- Personaje desarreglado y desordenado.

Zoquete.- Inculto.

Zorrón.- Mujer ligera de cascos.

Zumbio.- Ruido en el oído.

Zurco.- Surco.

Zurdo.- Zocato.

Zurrón.- Mochila del pastor.

 

Bibliografía.-

AHUMADA, Ignacio. Atlas Lingüistico y Etnográfico de Andalucía. 5 volúmenes. Granada, 1962-1973.

ALCALÁ VENCESLADA, Antonio. Vocabulario Andaluz. R.A.E. Madrid, 1951.

COROMINAS, Joan. Diccionario crítico etimológico de la Lengua Castellana. 3 volúmenes. Madrid, 1954-1956.

BECERRA, José María y VARGAS, Cándida. Aproximación al español hablado en Jaén. Jaén, 1986.

CRIADO COSTA, Joaquín. Vocabulario Agrícola de San Sebastián de los Ballesteros (Córdoba). Separata de las Actas del Iº Congreso de Historia de Andalucía: Andalucía hoy. Pp. 55-63. Monte de Piedad y Caja de Ahorros de Córdoba. Córdoba, 1979.

FERNÁNDEZ SEVILLA, Julio. Formas y estructuras en el léxico agrícola andaluz. CSIC. Madrid, 1975.

FUENTES PEREIRA, Francisco José. El Truco: Historia de una tradición. SUMUNTÁN, nº 14. Jaén, 2001. Pp. 123-152.

GONZÁLEZ ANAYA, Salvador. Los naranjos de la Mezquita. Tomo IX, de Obras Completas. Editorial Ciencia Nueva. Madrid, 1947.

GONZÁLEZ GONZÁLEZ, José. El habla de Carchelejo. Diccionario de términos típicos. SUMUNTÁN, nº 7. Jaén, 1996. Pp. 105-115.

LAPESA, Rafael. Historia de la Lengua Española. Editorial Gredos, S.A. (9ª Edición). Madrid, 2001.

LEIVA BRIONES, Fernando. La Comarca de la Omaña (León). Actas del XXXI Congreso de Cronistas Oficiales de España.  Pp. 261-266. Ayuntamiento de Córdoba. Córdoba, 2006.

MARTÍNEZ, A. Una peculiar forma de hablar. Programa de Ferias y Fiestas de Jódar. Jódar, 2004. Reproducido en “Nuestros Pueblos”, nº 2. Marzo de 2005. Pp. 24-25.

MARTÍNEZ MARÍN Y MOYA CORRAL. El Léxico del Olivo y la Almazara en la provincia de Jaén. Granada, 1982.

PÉREZ ORTEGA, Manuel Urbano. Hay quien dice de Jaén. Diccionario Geográfico Jaenés de la Memoria. Jaén, 2000.

SÁNCHEZ CONTRERAS, M. J. (Coordinador). Guía Geográfica, Histórica y Cultural de Almuñecar. Motril, 2000.

SUARDÍAZ ESPEJO, Lola. Conjeturas y aclaraciones. Toro de Caña, 2. Jaén, 1997. Pp. 559-576.

TROYANO VIEDMA, José Manuel. Ordenanzas de Bedmar y Albanchez del año 1540. Boletín del I.E.G. Nº XCIII. Jaén, 1978. Aspectos de Geografía Humana: Provincia de Jaén. Comarca de Sierra Mágina y Término Municipal de Bedmar. Actas de las IV Jornadas de Estudios: “Comarca de Sierra Mágina” (20/IV/1986). Mancha Real, 1987. Pp. 81-122. Oficios e industrias artesanas de la villa de Bedmar. Toro de Caña, nº 3. Jaén, 1998. Pp. 345-367. Bedmar. La fuerza, la dignidad y la fe de un pueblo. CEP. Granada, 1995. Breve Historia de Bedmar. Diputación Provincial de Jaén. Jaén, 1998. Expresiones populares bedmarenses. Revista “Torreón de Cuadros”. Tomo 1º (1993-1998). Páginas, 27; 32; 35; 74; 79; 91 y 110. Tomos II y III (1999-2008). Callejero de Bedmar. Granada, 2008.

TROYANO VIEDMA, José Manuel y TROYANO CHICHARRO, José Manuel. La organización político-administrativa de una villa de frontera: Bedmar (1238-1538). Actas de los III Estudios de Frontera (1998). Alcalá la Real (Jaén), 2000. Pp. 767-784. Bedmar y Garciez. Nuevas aportaciones históricas. Granada, 2001.

 

 

 
     
     
     
 

Reseña Curricular

José Manuel Troyano Viedma. Bedmar (Jaén) 1/I/1950.

Vivió en Albanchez de Úbeda hasta 1956.

Estudios Primarios y Bachiller: Ingreso y 1º de Bachillerato en el INEM “Santa Catalina” de Jaén, por libre; resto de Bachillerato en el Colegio Salesiano de “Santo Domingo Savio” de Úbeda (1962-1967), becado por el Estado.

Preuniversitario en el Colegio del “Ave María” de Granada.

Estudios Superiores: Licenciado en Filosofía y Letras, Sección Historia, por la Universidad de Granada; (1968-1973). Doctor por la Universidad de Córdoba (España).

       

Vida Profesional: En 1973 comienza a trabajar en el INEM “San Juan de la Cruz” de Úbeda, de donde pasa como docente a la Escuela de Maestría Industrial, y luego al Instituto Politécnico “Los Cerros”, de la misma ciudad (1973-1980). Entre 1981 y 1990 trabaja en el Instituto Politécnico “Maimónides” de Córdoba, desde donde realiza la Diplomatura (1980-1981), y un Máster (1982) en Dirección de Centros de Enseñanza y Formación por CESEM (Centro Superior de Estudios Empresariales) de Madrid. Al mismo tiempo, realiza los Cursos del Doctorado alcanzando el Grado de Doctor en Historia Moderna y Contemporánea de España y América por la Universidad de Córdoba ”Cum Laude” (18/III/1992). En 1994 obtuvo la Cátedra

Actualmente, y desde 1994, es Catedrático titular  (Enseñanzas Medias) de Geografía, Historia y Arte en el Instituto Politécnico “Aynadamar” de Granada.

 

Otras actividades socioculturales: Profesor-Colaborador del CAP (Certificado de Aptitud Pedagógica) en los ICEs de las Universidades de Córdoba y de Granada (1981-2008), ha desempeñado los cargos de Jefe de Departamento, Jefe de Estudios, Secretario, Vicedirector y Director en los Centros Docentes donde ha ejercido su profesión de Profesor e Investigador. Académico de Número de la Academia Bibliográfica Mariana “Virgen de la Capilla” de Jaén (29/X/1988). Hidalgo de Honor de la Asociación Amigos de los Molinos (Campo de Criptana, Ciudad Real, 13/X/1989). Socio Fundador y nº 1 de la Real Asociación Española de Cronistas Oficiales (1977) y de la Asociación de Cronistas “Santo Reino de Jaén” y Cronista Oficial de las Villas de Bedmar y Garciez (Jaén) desde el 7/VII/1975. Ha sido Pregonero de la “Serranilla de Mágina” en Huelma (1978); de las Ferias y Fiestas de Bedmar (1979) y de Garciez (2007). Pregonero de la Semana Santa de Bedmar (2007).

 

Actividades Políticas: Concejal (1974-1976) y Alcalde del Ilustrísimo Ayuntamiento de Bedmar y Garciez (Jaén) durante la Transición Democrática Española (1976-1979). Miembro Fundador de la Asociación Española de Alcaldes y Municipios (1977).

 

Actividades Literarias e Investigadoras: Autor de múltiples publicaciones principalmente relacionadas con sus estudios académicos de Historia, general y local, son de destacar:

· Historia de España (McGraw-Hill). Madrid, 1999

·  Ordenanzas de Bedmar y Albanchez del año 1540. Boletín del I.E.G. Año XXIII, nº 93 (Julio-Septiembre, 1978). Pp. 53-91. Jaén, 1978.

· Bedmar. La fuerza, la dignidad y la fe de un pueblo. CEP. Granada, 2005.

· La Villa de Garciez. Historia. Arte y Tradición. Gráficas La Paz. Jaén, 2007.

· Cuadros en la Historia. El sentimiento de un pueblo hacia su Patrona. Gráficas La Paz. Jaén, 2007.

· El Callejero de Bedmar. Aproximación histórica, económica y socio-cultural. Granada, 2008.

· En 1981 colaboró a la edición de un Libro sobre Albanchez de Úbeda, junto a D. Nicolás Navidad Vidal y D. Eduardo Muñoz Fernández.

· Historia de Albanchez de Mágina: Agua y Fuego, (presentado en 2009 pudiendo ser calificado este trabajo de minucioso y documentado que, como dice su Autor, ha sido escrito con un gran cariño hacia todos los vecinos deAlbanchez, y en especial en honor y a beneficio de San Francisco de Paula y su antiquísima Hermandad.

 

Pendiente de publicación (proyectos inmediatos):

· Literatura de Tradición Oral y Juegos en la Villa de Bedmar

· Un trabajo sobre Jimena, titulado: Jimena.

· La Magia de Mágina.

 
 

Subir a Índices

 
     
 
A Inicio

A Gaviolerías Mis Escritos

A Maginerías   Mi tierra

A Galería de Personajes

A otros Lugares